logo
Main Page Sitemap

Moraleja del cuento el portero del prostibulo putas lamiendo coños


Tan poderoso era, que un año para la fecha bostera de comienzo de las putita putas clases, putita decidió donar a su mira pueblo una putita escuela.
El empresario más poderoso de la región.
Vengo dueña escort a preguntarle si no tiene un martillo para prestarme.El hombre tembló; nunca le había faltado disposición al trabajo pero.Pero, qué mira otra cosa podría hacer hidalgo aquel hombre?Le portero prostibulo pagó y se fue. ul li" Me encantaría complacerlo, señor, pero no se leer ni portero escribir.
Llegó así novio a casa, por primera vez desocupado.
Con el tiempo, todos los compradores de lamiendo pueblos pequeños más lejanos preferían comprar en su ferretería y ganar dos días rubio de marcha.
Qué voy hacer, Dios mío?
quot;Pero señor, usted no me puede despedir, yo prostibulo he trabajado en esto toda putas mi vida!
Realmente, esto le daba un lamiendo trabajo por cuatro días Aceptó.
Desarrollo, el cuento de Cómo crecer?El ex portero abrió su caja de herramientas y su vecino eligió una pinza, un destornillador, un martillo putas y un cincel.Todos estaban contentos y compraban en su negocio.Con el tiempo, las comunidades cercanas preferían comprar en su ferretería y ganarse los días de camino.Hizo cambios y citó a todo el personal para dar escort las nuevas instrucciones de su reglamento.Creo que nada me gustaría más que firmar ropa allí, pero yo no sé leer ni escribir.Como usted comprenderá, yo no puedo pagar a otra chiclayo persona para que haga estoy juegos y tampoco puedo esperar hasta burdel que usted aprenda a escribir, por lo tanto." - "Pero señor, usted no me puede despedir, yo trabajé en esto toda mi vida, también mi padre.Usted le vendió un martillo a nuestro amigo?" - "Sí." - "Yo necesito unas herramientas, estoy dispuesto a pagarle sus cuatro días de viaje contactos y una pequeña ganancia por cada herramienta.No todos disponemos de cuatro días para compras, recordaba.

El hombre tembló, nunca le había faltado disposición al coños trabajo pero.
No había en aquel pueblo un oficio peor conceptuado y peor pagado que el de portero del prostíbulo.


[L_RANDNUM-10-999]
Sitemap